Ir al contenido principal

ÁRBOL ¿VIVO?


Sólo el tímido verdor que brota de las retorcidas ramas confirma que la sabia sigue circulando por sus entrañas. Con coraje aguanta estoico las heladas, temporales, y la corrosiva sal que se sirve de la bruma marina para adentrarse hasta el último rincón de la costa de Somo.

Comentarios

Meiling ha dicho que…
ehhhh!! dnd sacaste esta??? no me dijiste nada!!! q pasada de tree!!! si parece q tiene vida y todo!!!
Meiling ha dicho que…
ok, muy lista, no habia mirado el titulo ¬¬ ^^
AJCF ha dicho que…
jejjej, si, el título lo dice, pero nada deja claro el porqué de la fidelidad de tus comentarios. Los únicos que se atreven a figurar; siempre con acierto. thankssssss

Popular

EL EQUILIBRIO DE LA FUERZA

¡Asúmelo! Así es el mundo. Un empate de fuerzas enfrentadas: frío y calor; noche y día; bien y mal... El equilibrio no está en uno de esos polos sino en el punto en que ambos se encuentran. Así es la naturaleza, así son las personas... Más vale aprender a moverse ahí.

LOS UNIVERSOS PARALELOS

-Repíteme lo de los Universos paralelos. Todavía no sé si lo he entendido... Él respiró un segundo y allí, en mitad de la playa, buscó el tono más didáctico. Tuvo una idea. Levantó la mano, volviéndola sobre la palma. -¿Recuerdas eso que decían que esta línea te indicaba lo que ibas a vivir? Que esta era la línea de vida de una persona... Ella frunció el cejo, escéptica... -Sí, un cuento... -Vale, un cuento, pero es un ejemplo... Ahora mira el suelo... Imagina que todos esos surcos sobre la arena son vidas diferentes.  Ella obedeció para fijar la atención en la arena. El sol se filtraba por los diminutos canales de agua que comenzaba a conquistar la playa con la subida de la marea.  -Pues imagina que no se trata de vidas diferentes de distintas personas sino de una misma. Que todos esos caminos son posibles caminos que seguiría tu vida... -Ya- Asintió ella. -¿Y hay alguna de mis vidas en la que no te haya conocido? -En serio... Pues habrá algunas en las que no esté yo, otras en las q…

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…