Ir al contenido principal

INSÍPIDA

Ágora
Es lo que puede ocurrir cuando un producto ambicioso se convierte en pretencioso, cuando una producción ostentosa olvida que la emoción de un plano detalle puede sobrecoger como nunca podrá hacerlo una masa caracterizada. Es lo que puede suceder si una industria modesta trata de estrujar el presupuesto para codearse con la estadounidense –descartado el cameo a la saga Star Wars en la cartela inaugural- jugando sus mismas cartas: hace aguas.

El problema es de base, de libreto. La destreza de ritmo demostrada por los coautores (Mateo Gil y el propio Alejando Amenábar) en filmes anteriores se pierde en Ágora para hilvanar una historia que se mueve en círculos –como la obsesión de la protagonista-, sin avanzar. Martilletea las ideas con fines aleccionadores y se detiene sin sentido en irrelevancias para obviar cuestiones importantes. Falta contexto, una aproximación a lo que fue aquel tiempo, la sociedad. Un paseo rápido por todas aquellas razones -las hubo-, que explican, por ejemplo, el maravilloso éxito del cristianismo en su ascenso al poder.

No hay corazón, falta sentimiento. El espectador no logra alcanzar la empatía con el film -más allá de la trágica y bien rodada destrucción de la biblioteca, donde se atisba la pequeña pincelada de originalidad audiovisual con que cuenta la cinta- porque el discurso se queda en la fachada y no baja al sótano. La marea de la acción arrastra a unos personajes asépticos, planos y mal definidos, donde se obvian muchos porqués, para erigir en primer término y con excesivo tinte teórico las reflexiones sobre moral, religión y sociología.

Amenábar procura mantener el equilibrio de la balanza: entre el Blockbuster y el autor; entre lo impersonal objetivo –véase los planos cenitales- y lo íntimo –el asesinato de Hipatia-, pero resultó no ser la solución. El error del filme reside en pensar que la virtud se encuentra en el justo medio, cuando la lógica mandaría moverse entre los extremos. Lograr la lágrima cuando es preciso, y saltar a la serena reflexión sin perder el pulso.

José Carlos Rojo Puente

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estamos de acuerdo JC. Y el caso es que los elementos los tenía: actorazos, ambientación, extras de lujo, música que funciona, una fotografía estupenda (con sus toques maestros)... Pero es un guión tan sumamente superficial (lo que salpica a personajes, razones y contexto) y unos diálogos tan poco elocuentes que no hay viaje posible. No me despertó ni una sola emoción. Me resulta extraño que Amenábar nos traiga este plato, cuando ha demostrado sobradamente que, editando en su estudio, no pasa página si algo no le conmueve. ¿Demasiada gente implicada en esta peli? Supongo que sí.

- JJSalsoso -
Anónimo ha dicho que…
me ha llenado mucho, los actores son buenos pero el director mas, espero que vuelvas a publicar algun otro cortometraje mas, te felicito.
AJCF ha dicho que…
Gracias, anónimo del 26 de octubre, seas quien seas :)

Popular

LA VANIDAD DEL LEVIATÁN

En realidad, muy pocos lo conocieron en vida; y si lo hicieron, ninguno pudo contarlo. Narra la leyenda que los barcos nunca lo veían acercarse; pero su presencia se sentía en el oleaje, agitado; en la tonalidad del agua, más oscura; o incluso en el hedor del ambiente, teñido de un azufre ácido que corroía la pituitaria. Su tamaño alimentó decenas de especulaciones. Hay quien confesó haberlo visto emerger en oriente y al mismo tiempo mover un gran tentáculo en poniente, en lugares separados por una milla marina de distancia. Una vez conocidas sus atrocidades, jamás ningún marino volvió a temer al diablo. Solo lo temieron a él, al gran Leviatán. La gran aberración bajo las aguas, el gran dios del mal, quizá Poseidón mutado en bestia. Pero explica la literatura que la fantasía lo legitima todo; y si hay maravillas que germinan del mal, también las hay que lo hacen del bien. 
Un verano de hace siglos, cuando el mundo todavía se estaba haciendo, una pequeña niña griega pergeñó su venganz…

EL BESO DE HADA

No hay nada capaz de nublar el sentido de un hada joven salvo el beso de un chico. Ellas son reservadas, astutas y rara vez se dejan ver en el bosque; pero al final de la primavera, cuando ya no pueden contener su efervescencia vital, violan todas las reglas establecidas. Esos preceptos  que mantienen el mundo de la fantasía mimetizado en el mundo real, sin que nadie se de cuenta. 
Todo sucede horas antes de que entre el verano, durante el solsticio. Si es un día de calor y la humedad se condensa en bruma, las hadas jóvenes dejan sus escondites en las cortezas de los árboles, en el interior de los arbustos o entre la hojarasca y buscan un chico apuesto antes de que se ponga el sol. Su pulsión es tan irrefrenable como pura, pues solo quieren enamorarse. Pero será un amor fugaz, que consumarán con un beso. No todo el mundo sabe que a un hada le basta un solo beso para ver el interior de un corazón. 
Aquí las hadas jóvenes aprenderán una lección importante, porque tras cegarse por al…

SE PREPARA TORMENTA

-Aquí hace bastante frío, más que en el océano, ¿no te parece?
-No hace falta que lo jures...

-Y huele bastante mal...
-Claro
-No sé exactamente a qué, pero muy mal.
-Es pescado podrido, merluzo.
-¿Pescado podrido?
-Si
-¿De dónde viene?
-¡De ti!
-¿Estás de coña?
-No, hueles realmente mal, y yo también. Igual que todos estos que están aquí, tiesos.
-¿Tiesos?

-Al menos estamos todos enteros...
-¿Quieres decir que estamos todos muertos?
-¿Me estás tomando el pelo?
-¿Mmm?
-Estamos todos muertos, amigo.

-Maldita sea, algo sospechaba, mucha tranquilidad, todo el mundo callado por aquí...
-Todos menos tú.

-¿A qué estamos esperando?
-A que nos coman.
-¿Eh?
-Maldita sea amigo, cállate...
-¿Explícame eso?
-Olvídalo, a tí te dejarán por bobo...
-No sé por qué tienes que faltarme al respeto continuamente...
-O quizá te coman hoy mismo, con patatas y al horno. Estarás muy rico...
-Sádico...
-Es lo que hay, amigo.
-¿Por qué?
-Porque a ellos les gusta comer pescado en estas fechas.
-¿Quiénes son el…