Ir al contenido principal

INSÍPIDA

Ágora
Es lo que puede ocurrir cuando un producto ambicioso se convierte en pretencioso, cuando una producción ostentosa olvida que la emoción de un plano detalle puede sobrecoger como nunca podrá hacerlo una masa caracterizada. Es lo que puede suceder si una industria modesta trata de estrujar el presupuesto para codearse con la estadounidense –descartado el cameo a la saga Star Wars en la cartela inaugural- jugando sus mismas cartas: hace aguas.

El problema es de base, de libreto. La destreza de ritmo demostrada por los coautores (Mateo Gil y el propio Alejando Amenábar) en filmes anteriores se pierde en Ágora para hilvanar una historia que se mueve en círculos –como la obsesión de la protagonista-, sin avanzar. Martilletea las ideas con fines aleccionadores y se detiene sin sentido en irrelevancias para obviar cuestiones importantes. Falta contexto, una aproximación a lo que fue aquel tiempo, la sociedad. Un paseo rápido por todas aquellas razones -las hubo-, que explican, por ejemplo, el maravilloso éxito del cristianismo en su ascenso al poder.

No hay corazón, falta sentimiento. El espectador no logra alcanzar la empatía con el film -más allá de la trágica y bien rodada destrucción de la biblioteca, donde se atisba la pequeña pincelada de originalidad audiovisual con que cuenta la cinta- porque el discurso se queda en la fachada y no baja al sótano. La marea de la acción arrastra a unos personajes asépticos, planos y mal definidos, donde se obvian muchos porqués, para erigir en primer término y con excesivo tinte teórico las reflexiones sobre moral, religión y sociología.

Amenábar procura mantener el equilibrio de la balanza: entre el Blockbuster y el autor; entre lo impersonal objetivo –véase los planos cenitales- y lo íntimo –el asesinato de Hipatia-, pero resultó no ser la solución. El error del filme reside en pensar que la virtud se encuentra en el justo medio, cuando la lógica mandaría moverse entre los extremos. Lograr la lágrima cuando es preciso, y saltar a la serena reflexión sin perder el pulso.

José Carlos Rojo Puente

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Estamos de acuerdo JC. Y el caso es que los elementos los tenía: actorazos, ambientación, extras de lujo, música que funciona, una fotografía estupenda (con sus toques maestros)... Pero es un guión tan sumamente superficial (lo que salpica a personajes, razones y contexto) y unos diálogos tan poco elocuentes que no hay viaje posible. No me despertó ni una sola emoción. Me resulta extraño que Amenábar nos traiga este plato, cuando ha demostrado sobradamente que, editando en su estudio, no pasa página si algo no le conmueve. ¿Demasiada gente implicada en esta peli? Supongo que sí.

- JJSalsoso -
Anónimo ha dicho que…
me ha llenado mucho, los actores son buenos pero el director mas, espero que vuelvas a publicar algun otro cortometraje mas, te felicito.
AJCF ha dicho que…
Gracias, anónimo del 26 de octubre, seas quien seas :)

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.