Ir al contenido principal

EL ESPECTADOR RESPETADO

Sherlock Holmes
Han pasado unos años desde aquella pataleta de autocompasión: era el único entre sus amigos que aún no había llegado a cobrar 20 millones de dólares por película. Ahora ya lo hace. Robert Downey Jr. está de moda y una vez olvidado el fantasma de la errática que lo acompañó durante los noventa, retoma el camino con paso firme de trovador; como el filme, Sherlock Holmes. Su virtud reside en lo consecuente entre la pretensión y el resultado. Nadie piensa más allá del blockbuster, pero bajo el mando de la responsabilidad y el respeto al espectador. Ahí gana el beneplácito el realizador, Guy Ritchie. Parte de un fundamento demasiado obviado: el público no es idiota, disfruta cuando se le retuerce el esquema con cuatro vueltas de tuerca, cuando pequeñas pinceladas de innovación salpican el lenguaje de la trama -la ficción televisiva cada vez abraza más la pantalla grande- y cuando el conjunto deja de ser tramposo para cumplir con la legalidad hasta el final. Ningún cabo queda suelto.

Modestia y sutileza garantizan la mano de una dirección que ha sabido mantener el tono entre: comedia, aventura, el corazón de una entrañable relación de amistad que tan sólo deja ver la punta del sombrero -ciego he de estar por no contemplar las supuestas insinuaciones a la otra acera-, y la mano para acertar con la acción. Son virtudes merecedoras de agradecimiento. La historia recuerda el triste destrozo de franquicias ilusionantes convertidas en basura del celuloide por culpa de un ejercicio de egocentrismo de las autoridades del set totalmente alejado de una de las esencias del cine: al fin y al cabo, se filma para mostrar. Ritchie demuestra inteligencia al haberlo entendido, aunque a la postre peque de poco arriesgado, temeroso de perder el equilibrio del conjunto para rozar lo que ya se hubiese convertido en un filme más serio. Equilibrio que tan virtuoso también se demuestra en el interior de la película, entre la ciencia y el cuervo que alumbra a la paraciencia.
http://www.eldiariomontanes.es/20100130/cultura/cine/espectador-respetado-20100130.html

Comentarios

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.