Ir al contenido principal

EXPLOSIÓN DE REALIDAD

En tierra Hostil
Sin moralinas, ni lecciones. Sólo muestra, cuenta y repara en la triste adicción adrenalítica que cautiva a quien lejos de alcanzar la felicidad en la vida, prefiere encontrar sentido a jugársela. Aséptica y dura visión la de su directora, Kathryn Bigelow. Lo hace sin darse importancia, con una cámara en mano que no pretende recordar que lo es, y con una libertad narrativa que huye de cualquier formalismo y atrapa al respetable en un camino que confunde, sorprende, se intuye -en contadas ocasiones- y se resuelve para cerrar el círculo con un sentido claro, centrado en el protagonista, hacia lo personal, que deja entrever claves del planteamiento que algún día hiciera Francis Ford Coppola en ‘Apocalypse Now’. Es una mirada desentendida de credos políticos, pegada al suelo, a la realidad e incluso a la crueldad -nada que decir sobre el pequeño discurso que se reserva para su propio bebe, cargado de un pesimismo moral que ilustra a un personaje coloreado con el pincel de la psicopatía suicida- que no entiende de banderas ni de causas, sólo de personas. Ahí profundiza con total sutileza, en los momentos íntimos -durmiendo con la escafandra del traje- o en los compartidos -con celebraciones de camaradas que terminan en confusión violenta-.
Aquí no hay héroes, sólo víctimas. Esclavos de la vida, de sus vidas, de la guerra y de las reglas que la rigen. El conflicto manda, y nadie lo cuestiona -sólo una rabia fugaz ahoga el corazón por el lamentable destino reservado a ese chico irakí que una mañana dejó de vender DVDs-. La muerte pasa a un segundo plano, a conformar una guerra solapada construida con pequeñas batallas, una por cada bomba desactivada, con trofeo incluido, todos coleccionados en un cajón bajo la cama. Allá donde guarda la integridad, la emoción, la llama de una vida apagada que espera ser definitivamente arrebatada con la misma frialdad con la que atrapa su directora. De cara a la verdad, sin artificios, más que los que explotan a lo largo de su metraje.

http://www.eldiariomontanes.es/v/20100221/cultura/cine/explosion-realidad-20100221.html

Comentarios

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.