Ir al contenido principal

EXPLOSIÓN DE REALIDAD

En tierra Hostil
Sin moralinas, ni lecciones. Sólo muestra, cuenta y repara en la triste adicción adrenalítica que cautiva a quien lejos de alcanzar la felicidad en la vida, prefiere encontrar sentido a jugársela. Aséptica y dura visión la de su directora, Kathryn Bigelow. Lo hace sin darse importancia, con una cámara en mano que no pretende recordar que lo es, y con una libertad narrativa que huye de cualquier formalismo y atrapa al respetable en un camino que confunde, sorprende, se intuye -en contadas ocasiones- y se resuelve para cerrar el círculo con un sentido claro, centrado en el protagonista, hacia lo personal, que deja entrever claves del planteamiento que algún día hiciera Francis Ford Coppola en ‘Apocalypse Now’. Es una mirada desentendida de credos políticos, pegada al suelo, a la realidad e incluso a la crueldad -nada que decir sobre el pequeño discurso que se reserva para su propio bebe, cargado de un pesimismo moral que ilustra a un personaje coloreado con el pincel de la psicopatía suicida- que no entiende de banderas ni de causas, sólo de personas. Ahí profundiza con total sutileza, en los momentos íntimos -durmiendo con la escafandra del traje- o en los compartidos -con celebraciones de camaradas que terminan en confusión violenta-.
Aquí no hay héroes, sólo víctimas. Esclavos de la vida, de sus vidas, de la guerra y de las reglas que la rigen. El conflicto manda, y nadie lo cuestiona -sólo una rabia fugaz ahoga el corazón por el lamentable destino reservado a ese chico irakí que una mañana dejó de vender DVDs-. La muerte pasa a un segundo plano, a conformar una guerra solapada construida con pequeñas batallas, una por cada bomba desactivada, con trofeo incluido, todos coleccionados en un cajón bajo la cama. Allá donde guarda la integridad, la emoción, la llama de una vida apagada que espera ser definitivamente arrebatada con la misma frialdad con la que atrapa su directora. De cara a la verdad, sin artificios, más que los que explotan a lo largo de su metraje.

http://www.eldiariomontanes.es/v/20100221/cultura/cine/explosion-realidad-20100221.html

Comentarios

Popular

SOLO

Dicen que tanto esmero pone el artista al esculpir su estatua que a veces le nace un alma. Se equivocan. No es la estatua la que cobra vida, es al propio metal al que parece latirle el corazón. 
Al principio no tenía forma humana. Su primer recuerdo, en que comenzó a tomar conciencia de sí mismo, es el de un montón de lingotes de cobre esperando a ser fundidos en el molde de niño. Entonces ya se sentía solo
Pensó que aquella forma humana que lo esperaba al enfriar el metal le despertaría ese alma que a otros les había brotado... Lo convertiría en uno más de ellos, los que viven: que hablan, pasean, ríen, se acarician, se susurran palabras al oído y se besan. 
Fundieron los lingotes de cobre y los dejaron enfriar en el molde del niño. Poco a poco  comenzó a sentir los brazos; luego las piernas, y los dedos de los pies. Notó un tacto en los labios y en la nariz. Era el artesano que limpiaba su cara para despegarla del molde. Así llegó al mundo. Así, se convirtió en un niño de cobre. 

LOS UNIVERSOS PARALELOS

-Repíteme lo de los Universos paralelos. Todavía no sé si lo he entendido... Él respiró un segundo y allí, en mitad de la playa, buscó el tono más didáctico. Tuvo una idea. Levantó la mano, volviéndola sobre la palma. -¿Recuerdas eso que decían que esta línea te indicaba lo que ibas a vivir? Que esta era la línea de vida de una persona... Ella frunció el cejo, escéptica... -Sí, un cuento... -Vale, un cuento, pero es un ejemplo... Ahora mira el suelo... Imagina que todos esos surcos sobre la arena son vidas diferentes.  Ella obedeció para fijar la atención en la arena. El sol se filtraba por los diminutos canales de agua que comenzaba a conquistar la playa con la subida de la marea.  -Pues imagina que no se trata de vidas diferentes de distintas personas sino de una misma. Que todos esos caminos son posibles caminos que seguiría tu vida... -Ya- Asintió ella. -¿Y hay alguna de mis vidas en la que no te haya conocido? -En serio... Pues habrá algunas en las que no esté yo, otras en las q…

LOS MUNDOS INVENTADOS

Al estudiar la esencia misma del cerebro, el porqué de su existencia, la ciencia regresa al pasado más remoto. Al tiempo en que las células se asociaron para crear seres más complejos. A una época en que esa simbiosis alumbró el primer ser multicelular suficientemente complejo como para moverse por cuenta propia.     La capacidad motriz fue condición necesaria para buscar alimento o para reproducirse. ¿Qué hizo aquel primer cerebro? Trató de comprender la realidad, el entorno que lo rodeaba para interaccionar con él. Aquella primera imagen del ecosistema fue el primer pensamiento creativo sobre la tierra. Y esa creatividad es precisamente la que ha permitido a la evolución caminar hacia la aparición del hombre moderno, entre otras cosas.   Emily Nasbaum, de la Universidad de Yale; y Paul Silva, de Greensboro, llegaron a sugerir que la inteligencia tiene una correlación clara con la creatividad. Atribuyen el carácter abstracto de las estrategias más creativas a un atributo de éxito…