Ir al contenido principal

EXPLOSIÓN DE REALIDAD

En tierra Hostil
Sin moralinas, ni lecciones. Sólo muestra, cuenta y repara en la triste adicción adrenalítica que cautiva a quien lejos de alcanzar la felicidad en la vida, prefiere encontrar sentido a jugársela. Aséptica y dura visión la de su directora, Kathryn Bigelow. Lo hace sin darse importancia, con una cámara en mano que no pretende recordar que lo es, y con una libertad narrativa que huye de cualquier formalismo y atrapa al respetable en un camino que confunde, sorprende, se intuye -en contadas ocasiones- y se resuelve para cerrar el círculo con un sentido claro, centrado en el protagonista, hacia lo personal, que deja entrever claves del planteamiento que algún día hiciera Francis Ford Coppola en ‘Apocalypse Now’. Es una mirada desentendida de credos políticos, pegada al suelo, a la realidad e incluso a la crueldad -nada que decir sobre el pequeño discurso que se reserva para su propio bebe, cargado de un pesimismo moral que ilustra a un personaje coloreado con el pincel de la psicopatía suicida- que no entiende de banderas ni de causas, sólo de personas. Ahí profundiza con total sutileza, en los momentos íntimos -durmiendo con la escafandra del traje- o en los compartidos -con celebraciones de camaradas que terminan en confusión violenta-.
Aquí no hay héroes, sólo víctimas. Esclavos de la vida, de sus vidas, de la guerra y de las reglas que la rigen. El conflicto manda, y nadie lo cuestiona -sólo una rabia fugaz ahoga el corazón por el lamentable destino reservado a ese chico irakí que una mañana dejó de vender DVDs-. La muerte pasa a un segundo plano, a conformar una guerra solapada construida con pequeñas batallas, una por cada bomba desactivada, con trofeo incluido, todos coleccionados en un cajón bajo la cama. Allá donde guarda la integridad, la emoción, la llama de una vida apagada que espera ser definitivamente arrebatada con la misma frialdad con la que atrapa su directora. De cara a la verdad, sin artificios, más que los que explotan a lo largo de su metraje.

http://www.eldiariomontanes.es/v/20100221/cultura/cine/explosion-realidad-20100221.html

Comentarios

Popular

LOS UNIVERSOS PARALELOS

-Repíteme lo de los Universos paralelos. Todavía no sé si lo he entendido... Él respiró un segundo y allí, en mitad de la playa, buscó el tono más didáctico. Tuvo una idea. Levantó la mano, volviéndola sobre la palma. -¿Recuerdas eso que decían que esta línea te indicaba lo que ibas a vivir? Que esta era la línea de vida de una persona... Ella frunció el cejo, escéptica... -Sí, un cuento... -Vale, un cuento, pero es un ejemplo... Ahora mira el suelo... Imagina que todos esos surcos sobre la arena son vidas diferentes.  Ella obedeció para fijar la atención en la arena. El sol se filtraba por los diminutos canales de agua que comenzaba a conquistar la playa con la subida de la marea.  -Pues imagina que no se trata de vidas diferentes de distintas personas sino de una misma. Que todos esos caminos son posibles caminos que seguiría tu vida... -Ya- Asintió ella. -¿Y hay alguna de mis vidas en la que no te haya conocido? -En serio... Pues habrá algunas en las que no esté yo, otras en las q…

EL ENEMIGO OLVIDADO (Un juego con los lectores. Lee el final)

'Sinestesia'. Samuel recordó la palabra que había aprendido ese día en clase de quinto. La abuela estaba en casa y eso significaba tarta de manzana. Visualizar el episodio, que se producía solo una vez al mes, le activaba la salivación y una emoción que le recorría la espalda con un escalofrío. A Samuel le gustaban los dulces. Demasiado. El médico había advertido a su madre que debía restrigir su dieta si no quería convertirlo en un adulto obeso; pero a él le importaba un comino. En bicicleta corría más que su colega Tomy. Siempre le dejaba atrás.
-¡Vamos! Siempre tengo que esperarte... -gritó con la cara congestionada por el esfuerzo sobre los pedales. Conoció a Tomy seis años antes. En un cumpleaños de su hermano, Jaime, que era tres mayor que él. El pequeño Tomy se encontraba en esa frontera crítica en que no eres lo suficientemente alto como para ir con los mayores, ni lo suficientemente bajo como para ser uno de los pequeños, así que se juntó con Samuel, que vivía en el…

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia...