Ir al contenido principal

ADIÓS, LOST

UNA LECCIÓN DE AMOR...
Esperaba pequeñas respuestas. ¿De dónde salieron los osos polares? Y no las hubo, al menos pequeñas. El vacío llega al digerir todo lo que algún día fue la isla, y los ratos compartidos en torno a su fantasía. Todas esas horas acompañando aquellas vidas ahora terminadas, se acabaron antes de llegar a la isla. Curiosas revelaciones al final del camino; o de los caminos, porque cada interpretación tiene un poco de verdadero, un poco de legítimo, y la existencia de todas, precisamente, es lo que engrandece más aún los mejores libretos que nunca se escribieron para la pequeña pantalla. Demasiado pequeña, quizá, para mostrar lo magnífico del fin de la historia. La de todos aquellos que iban sentados en el vuelo de Oceanic, estampado contra el mar. Responsables, juntos, de que cada mundo ocupe su lugar: el de la luz, y el de las tinieblas. Ellos guardaban la puerta. Es difícil comprender el porqué de su penitencia, relegados a ocupar un lugar en ninguna parte, en el nexo que une los dos caminos que se ofrecen cruzar tras la muerte. Debajo, la maldad, la naturaleza destructora del fuego. En mitad, el tapón (http://www.youtube.com/watch?v=WwhtDXZc62s&feature=related), custodiado por la luz, la fuerza y energía de todas aquellas almas guardadas en el agua, fuente de vida. Las de todos ellos, que desaguaron y se liberaron una vez hecho el trabajo, una vez afloró el bien.
Poco a poco, uno a uno, alguien les ayudó a recordar el lugar del que provenían, y les invitó a olvidar ese vagar por una realidad que es aún menos real que la propia isla. Todos encontraron la salvación. Todos menos uno. Aquel que sólo supo emparejarse con el mal, hasta el último instante. El único que no tiene permiso todavía para entrar al funeral que despide la serie y legitima para cruzar las puertas hacia los destellos. Por eso es una lección de amor. Por lo simbólico de su planteamiento. Por la victoria frente a las continuas referencias a la naturaleza perversa del ser humano: ‘El señor de las moscas’ (William Golding); o aquella frase ‘Vivimos juntos, morimos solos’, refutada al final. Por eso ya no importa de dónde vienen los osos polares, porque los detalles son irrelevantes cuando la trascendencia copa el concepto y Michael Giacchino hace llorar al piano. Porque es el mazazo de bondad en forma de agua fresca de todas aquellas vidas que refrigera la incandescencia febril de un mal confinado para la eternidad en las entrañas del mundo. Que siempre haya quien custodie ese tapón; que siempre exista quien se gane el paso hacia el más allá haciéndolo. Y gracias a quien ocupó el centro de la mesa, que se sacrificó por todos para el perdón de los pecados, como adoctrina el catolicismo.

Comentarios

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.