Ir al contenido principal

SEGUNDO GRAN TROPIEZO

THE LAST AIRBENDER

Sentarse frente al último estreno de M. Night Shyamalan comienza a ser lo más parecido que hay a jugarse los sesos en la ruleta rusa; al menos en lo que a incertidumbre se refiere. La irregularidad ya se convierte en sello particular de una filmografía capaz de alumbrar extraordinarios acabados como los de 'El sexto sentido', 'El protegido', 'El bosque' o 'El incidente', y vergonzosos conceptos como 'La joven del agua' o, cerca de este despropósito, 'Airbender: el último guerrero'. Shyamalan ha querido ser quien no es, el último de los tentados por esa incomprensible necesidad de crear su propia saga, su trilogía.
Pero 'Star Wars' ya existe, y 'El señor de los anillos', también. Lo suyo es lo heterodoxo, el díscolo manejo de la planificación y el montaje para romper con los clichés del lenguaje y los conceptos cinematográficos, fundiendo clásicos y modernos hasta lograr la mezcla perfecta, diferente, cautivadora. Esta vez, su propuesta sólo cuaja en el molde del infantilismo simplón, desordenado, precipitado y barato, que ni emociona, ni seduce, ni convence. Imposible que sea de otra manera cuando el mismo realizador confiesa su entrega al pase previo y a la tijera del público, algo que se intuye en el desorden final. La tristeza llega al testificar el potencial desaprovechado en los pequeños destellos que sobresalen en contadas escenas, como el plano secuencia que resume la primera sublevación inducida por el Avatar, o esas perlas de misticismo religioso que dan pistas sobre lo que el film quiso ser y no fue.
Una verdadera pena, porque talento sobra, desorientación, desgraciadamente, también. Así se confirma el segundo gran tropiezo de su filmografía. Segundo que ya avanza devenir en un tercero y un cuarto -concibe la historia como una trilogía-. El tiempo que dure este inútil empeño nos privará de nuevas ideas, seguro interesantes, porque ya parece haberse hecho a la inercia: una cinta a la papelera, la siguiente a la filmoteca.

http://www.eldiariomontanes.es/v/20100814/cultura/cine/segundo-gran-tropiezo-20100814.html

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
'La Joven del Agua' es una de las cintas más raras que he visto, no sólo de este tío, sino del cine supercomercial de los últimos tiempos... y sin embargo, no preguntes porqué, dentro de su pamplinesco planteamiento, y de varias escenas sin pies ni cabeza, tiene una serie de mensajes, y en determinadas escenas un climax que me emocionaron sinceramente.

Y el Airbender este... sinceramente creo que es el guión, que debe tener 5 ó 6 folios en sucio, y como bien dices, Shyamalan sirve para innovar, con su riesgo, pero no para cubrir un blogbuster de verano. Dudo mucho que las siguientes entregas sean mejores que esta, si bien se sacará algún personaje o monstruo guapo del bolsillo. Pero esta sopa está muy fría y tiene poco más que agua. Una verdadera pena.

Huelen bien SPLICE y SUPER8 ¿has visto los trailers? Un abrazo tío.

- Salsoso -

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.