Ir al contenido principal

SEGUNDO GRAN TROPIEZO

THE LAST AIRBENDER

Sentarse frente al último estreno de M. Night Shyamalan comienza a ser lo más parecido que hay a jugarse los sesos en la ruleta rusa; al menos en lo que a incertidumbre se refiere. La irregularidad ya se convierte en sello particular de una filmografía capaz de alumbrar extraordinarios acabados como los de 'El sexto sentido', 'El protegido', 'El bosque' o 'El incidente', y vergonzosos conceptos como 'La joven del agua' o, cerca de este despropósito, 'Airbender: el último guerrero'. Shyamalan ha querido ser quien no es, el último de los tentados por esa incomprensible necesidad de crear su propia saga, su trilogía.
Pero 'Star Wars' ya existe, y 'El señor de los anillos', también. Lo suyo es lo heterodoxo, el díscolo manejo de la planificación y el montaje para romper con los clichés del lenguaje y los conceptos cinematográficos, fundiendo clásicos y modernos hasta lograr la mezcla perfecta, diferente, cautivadora. Esta vez, su propuesta sólo cuaja en el molde del infantilismo simplón, desordenado, precipitado y barato, que ni emociona, ni seduce, ni convence. Imposible que sea de otra manera cuando el mismo realizador confiesa su entrega al pase previo y a la tijera del público, algo que se intuye en el desorden final. La tristeza llega al testificar el potencial desaprovechado en los pequeños destellos que sobresalen en contadas escenas, como el plano secuencia que resume la primera sublevación inducida por el Avatar, o esas perlas de misticismo religioso que dan pistas sobre lo que el film quiso ser y no fue.
Una verdadera pena, porque talento sobra, desorientación, desgraciadamente, también. Así se confirma el segundo gran tropiezo de su filmografía. Segundo que ya avanza devenir en un tercero y un cuarto -concibe la historia como una trilogía-. El tiempo que dure este inútil empeño nos privará de nuevas ideas, seguro interesantes, porque ya parece haberse hecho a la inercia: una cinta a la papelera, la siguiente a la filmoteca.

http://www.eldiariomontanes.es/v/20100814/cultura/cine/segundo-gran-tropiezo-20100814.html

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
'La Joven del Agua' es una de las cintas más raras que he visto, no sólo de este tío, sino del cine supercomercial de los últimos tiempos... y sin embargo, no preguntes porqué, dentro de su pamplinesco planteamiento, y de varias escenas sin pies ni cabeza, tiene una serie de mensajes, y en determinadas escenas un climax que me emocionaron sinceramente.

Y el Airbender este... sinceramente creo que es el guión, que debe tener 5 ó 6 folios en sucio, y como bien dices, Shyamalan sirve para innovar, con su riesgo, pero no para cubrir un blogbuster de verano. Dudo mucho que las siguientes entregas sean mejores que esta, si bien se sacará algún personaje o monstruo guapo del bolsillo. Pero esta sopa está muy fría y tiene poco más que agua. Una verdadera pena.

Huelen bien SPLICE y SUPER8 ¿has visto los trailers? Un abrazo tío.

- Salsoso -

Popular

UNA LÁGRIMA... EN LA MADERA

Las manos de Doro son descomunales. Se han adaptado a su oficio igual que se estiran los dedos de un pianista, engrosan los de un albañil o empequeñecen los de un relojero. Sin apenas herramientas, Doro vive empeñado en esculpir la madera a la fuerza. No usa guantes. Si no toca lo que esculpe, dice, es imposible que surja el alma, y sin alma, la madera no cobra vida. El anhelo de Doro por esculpir la ninfa perfecta, después de cuatro años, se ha convertido en una obsesión. 
Comenzó el día de su cuarenta cumpleaños, cuando encontró a su mujer, sin vida, en la hamaca del jardín. Ella se fue sin darse cuenta, con un infarto en mitad del sueño. Aquella tarde de abril llovía y el agua recorría aquel rostro inerte formando surcos que parecían lágrimas. Tal como si la mujer lamentara su propia muerte, consciente del vacío que se abriría en el corazón de su marido. 
En esos cuatro años, Doro había dado vida a 48 estatuas, una por mes. Algunas, las más especiales, las había regalado y la m…

LA VANIDAD DEL LEVIATÁN

En realidad, muy pocos lo conocieron en vida; y si lo hicieron, ninguno pudo contarlo. Narra la leyenda que los barcos nunca lo veían acercarse; pero su presencia se sentía en el oleaje, agitado; en la tonalidad del agua, más oscura; o incluso en el hedor del ambiente, teñido de un azufre ácido que corroía la pituitaria. Su tamaño alimentó decenas de especulaciones. Hay quien confesó haberlo visto emerger en oriente y al mismo tiempo mover un gran tentáculo en poniente, en lugares separados por una milla marina de distancia. Una vez conocidas sus atrocidades, jamás ningún marino volvió a temer al diablo. Solo lo temieron a él, al gran Leviatán. La gran aberración bajo las aguas, el gran dios del mal, quizá Poseidón mutado en bestia. Pero explica la literatura que la fantasía lo legitima todo; y si hay maravillas que germinan del mal, también las hay que lo hacen del bien. 
Un verano de hace siglos, cuando el mundo todavía se estaba haciendo, una pequeña niña griega pergeño su venganz…

UNA LÁGRIMA... IMPOSIBLE

No le dijo nada, como cada noche al llegar a casa. Alexia preparaba la cena y él la abrazó con una ternura que estremeció los cuerpos.
-¿Por qué haces esto? No tienes que amarme-, advirtió ella.
-No puedo evitar amarte-, replicó él.
Alexia le miró con los ojos húmedos.
-¿Puedes llorar?-, preguntó él.
-No lo sé-, respondió ella, asustada; una chispa saltó de su nariz y su cuerpo se desplomó sobre el suelo.
Alexia era un androide de compañía de última generación. No estaba preparada para una emoción tan humana como el llanto; quizá tampoco para ser amada de verdad.

Ilustración: Gema R. Quintana