Ir al contenido principal

MANERAS DE SER FELIZ

LA RED SOCIAL
De entre el cúmulo de virtudes del último trabajo de David Fincher es difícil quedarse con una. Como ocurre con cualquier otra obra maestra, puede que sea esa capacidad de imbuir al espectador en el tren de la narración, sin esfuerzo, sin tiempo para respirar. Puede que sea aún mejor que cuando éste recuerda que está en el cine, cuando el autor suelta su mano por un instante, se encuentra con el estilo sublime de un lenguaje certero, aséptico, brillante y a la vez bello -la ampulosa secuencia de las regatas es un ejemplo-. Pero no es ese todo el mérito. El aplauso también va para el libreto, y para su responsable, Aron Sorkin. También para los que le dejaron hacer, sin tachar un renglón de un texto que hila los retazos de una historia construida a base de eventos, de emociones, de ideas y traiciones. Y así se llega al nivel más bajo, al que importa, al que tiene la llave para convertir el filme en una cinta de culto. El regusto final se regodea sin remilgos en el bochornoso autoengaño. No sólo en el de las 500 millones de almas con vida proyectada en la Red, víctimas de una inercia con tintes de moda que no debiera tardar en caducar; sino en el de una sociedad hiptonizada por los fuegos de artificio -cada vez más evidentes- de un ciberespacio predador de la vida real en favor de la virtual.
Fincher culmina con línea editorial clara. Dibuja el personaje, paradigma del resentimiento, del complejo social traducido en venganza, en odio, en desprecio moral. Modela el incrédulo dueño soberbio, y menos genial de lo que aparenta -el nacimiento de Facebook es una suma de plagios-, de una idea que hoy se vendería por 6.900 millones de dólares, pero mañana podría no valer nada. Perfila la ambición ciega consecuencia del rechazo, del aislamiento intelectual, del sueño del rey destronado que nunca fue rey, y que transfigura la realidad situándose en el epicentro; sin darse cuenta de que todo es mucho más fácil. Que las metas insanas no están de verdad ahí; que existen otros modos de ser feliz. Que hay reales maneras de serlo, de hecho.

http://www.eldiariomontanes.es/v/20101107/cultura/cine/maneras-feliz-20101107.html

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Desde luego ya somos más de uno y de dos los que nos hemos planteado darnos de baja en facebook, ya que tras un tiempo "disfrutando" de sus ventajas, estamos empezando a ver también sus inconvenientes. Estoy de acuerdo en que poco a poco todos iremos perdiendo el interés.

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.