Ir al contenido principal

SPIELBERG NO ERA ASÍ


SUPER 8

   De nada sirve el 'revival' de emociones, de estética, de ese espíritu ochentero que recuerdan las retinas cinéfilas si, a fin de cuentas, la historia no es buena. Lo que ocurre con 'Super 8' es lo que viene sucediendo con otros productos marca J.J. Abrams, donde el director trasciende el ámbito que domina, la realización, para tomar también la batuta en la escritura del guión. El fiasco de este trabajo es el mismo que le reprocharon los fans al cierre de la célebre 'Perdidos', que el final nunca estuvo a la altura de la complejidad estructural de la trama. En el periplo al pasado que supone sentarse a ver 'Super 8', el viaje empacha. Solo dos horas le bastan para fundir 'Los Goonies' con 'E.T.', pero sin el espíritu intimista que emanaban aquellas. Abrams peca de grandilocuente. Busca traer a la actualidad este género perdido a través de la magnificencia de los sonidos, los efectos y el tamaño de las explosiones. Olvida que pese a la deriva actual de la mayor parte del cine que se proyecta en las salas, el encanto de aquellas joyas que pretende recrear reside en el minimalismo del tono con el que alcanzaron el corazón del espectador con mucho menos artificio.
Los fuegos artificiales pueden nublar al espectador nostálgico del joven Spielberg, que es ovacionado por Abrams en cada plano, en cada secuencia: desde el sonoro choque de trenes -obsesión confesa del director de 'Jurassic Park' en todas sus biografías-, hasta el irritante reflejo de los focos en el plano, -reducto de la premura con la que el firmante de 'Tiburón' rodaba en sus inicios, y que traía de cabeza a su director de fotografía-. La trama de 'Super 8' se pierde en el desarrollo en frentes que se quedan en el tintero, para dar carpetazo digno solamente a todo el entramado humano en ese abrazo final que despide la nave. Otro calco más a la filmografía del maestro, una nueva pretensión de asemejarse al genio y otra forma más de estropearlo todo, porque en lo tocante a talentos artísticos, las segundas partes nunca fueron buenas. 
José Carlos Rojo
http://www.eldiariomontanes.es/v/20110831/cultura/cine/spielberg-20110831.html

Comentarios

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.