Ir al contenido principal

SPIELBERG NO ERA ASÍ


SUPER 8

   De nada sirve el 'revival' de emociones, de estética, de ese espíritu ochentero que recuerdan las retinas cinéfilas si, a fin de cuentas, la historia no es buena. Lo que ocurre con 'Super 8' es lo que viene sucediendo con otros productos marca J.J. Abrams, donde el director trasciende el ámbito que domina, la realización, para tomar también la batuta en la escritura del guión. El fiasco de este trabajo es el mismo que le reprocharon los fans al cierre de la célebre 'Perdidos', que el final nunca estuvo a la altura de la complejidad estructural de la trama. En el periplo al pasado que supone sentarse a ver 'Super 8', el viaje empacha. Solo dos horas le bastan para fundir 'Los Goonies' con 'E.T.', pero sin el espíritu intimista que emanaban aquellas. Abrams peca de grandilocuente. Busca traer a la actualidad este género perdido a través de la magnificencia de los sonidos, los efectos y el tamaño de las explosiones. Olvida que pese a la deriva actual de la mayor parte del cine que se proyecta en las salas, el encanto de aquellas joyas que pretende recrear reside en el minimalismo del tono con el que alcanzaron el corazón del espectador con mucho menos artificio.
Los fuegos artificiales pueden nublar al espectador nostálgico del joven Spielberg, que es ovacionado por Abrams en cada plano, en cada secuencia: desde el sonoro choque de trenes -obsesión confesa del director de 'Jurassic Park' en todas sus biografías-, hasta el irritante reflejo de los focos en el plano, -reducto de la premura con la que el firmante de 'Tiburón' rodaba en sus inicios, y que traía de cabeza a su director de fotografía-. La trama de 'Super 8' se pierde en el desarrollo en frentes que se quedan en el tintero, para dar carpetazo digno solamente a todo el entramado humano en ese abrazo final que despide la nave. Otro calco más a la filmografía del maestro, una nueva pretensión de asemejarse al genio y otra forma más de estropearlo todo, porque en lo tocante a talentos artísticos, las segundas partes nunca fueron buenas. 
José Carlos Rojo
http://www.eldiariomontanes.es/v/20110831/cultura/cine/spielberg-20110831.html

Comentarios

Popular

LOS UNIVERSOS PARALELOS

-Repíteme lo de los Universos paralelos. Todavía no sé si lo he entendido... Él respiró un segundo y allí, en mitad de la playa, buscó el tono más didáctico. Tuvo una idea. Levantó la mano, volviéndola sobre la palma. -¿Recuerdas eso que decían que esta línea te indicaba lo que ibas a vivir? Que esta era la línea de vida de una persona... Ella frunció el cejo, escéptica... -Sí, un cuento... -Vale, un cuento, pero es un ejemplo... Ahora mira el suelo... Imagina que todos esos surcos sobre la arena son vidas diferentes.  Ella obedeció para fijar la atención en la arena. El sol se filtraba por los diminutos canales de agua que comenzaba a conquistar la playa con la subida de la marea.  -Pues imagina que no se trata de vidas diferentes de distintas personas sino de una misma. Que todos esos caminos son posibles caminos que seguiría tu vida... -Ya- Asintió ella. -¿Y hay alguna de mis vidas en la que no te haya conocido? -En serio... Pues habrá algunas en las que no esté yo, otras en las q…

EL ENEMIGO OLVIDADO (Un juego con los lectores. Lee el final)

'Sinestesia'. Samuel recordó la palabra que había aprendido ese día en clase de quinto. La abuela estaba en casa y eso significaba tarta de manzana. Visualizar el episodio, que se producía solo una vez al mes, le activaba la salivación y una emoción que le recorría la espalda con un escalofrío. A Samuel le gustaban los dulces. Demasiado. El médico había advertido a su madre que debía restrigir su dieta si no quería convertirlo en un adulto obeso; pero a él le importaba un comino. En bicicleta corría más que su colega Tomy. Siempre le dejaba atrás.
-¡Vamos! Siempre tengo que esperarte... -gritó con la cara congestionada por el esfuerzo sobre los pedales. Conoció a Tomy seis años antes. En un cumpleaños de su hermano, Jaime, que era tres mayor que él. El pequeño Tomy se encontraba en esa frontera crítica en que no eres lo suficientemente alto como para ir con los mayores, ni lo suficientemente bajo como para ser uno de los pequeños, así que se juntó con Samuel, que vivía en el…

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia...