Ir al contenido principal

UNA MIRADA AL CORAZÓN

  War Horse
    Lo más complicado, en casos como éste, es escribir sobre películas que no esperan a abandonar la cartelera para ser un clásico. No lo es por la épica, ni por la maravilla de su estructura narrativa, episódica. Tampoco por la brillante realización, al estilo de los viejos maestros, sin trampa ni cartón digital; o por las continuas referencias a la memoria cinéfila, con un epílogo tan quemado al atardecer como lo estuvo Scarlett O'Hara hace 37 años. Sencillamente el celuloide vuelve a impregnarse, de una manera tan solemne como difícil de explicar, de la magia del que quizá sea el mejor narrador de historias que haya alumbrado el séptimo arte.
     Spielberg es Spielberg por superar la barrera que atormentó a Hitchcock, incapaz de rodar con niños y animales. Para el caso la destreza se acerca al escándalo cuando los ojos del caballo se convierten, gracias a la mirada sabia de la cámara, en los más dramáticos del filme. Spielberg es Spielberg también por su plasticidad. La misma que le permite retratar el salvajismo de una guerra en 'Salvar al soldado Ryan' y ocultarlo aquí tras un velo de majestuosos planos y recursos narrativos donde incluso las aspas de un molino viejo pueden limpiar el dolor de una muerte injusta.
     El cineasta camina por la fina línea que separa los lenguajes artísticos. Se nutre de la literatura de la obra que adapta, incluso de la estructura teatral que tanto éxito lleva cosechado en los escenarios de Londres. Y así teje con buen tono secuencias que narran con tempo escénico cómo la humanidad despertada por un animal herido en el campo de batalla puede detener la guerra misma.
    Pero sobre todo, Spielberg es Spielberg cuando vuelve a acariciar las entrañas. Porque es capaz de desnudar lo bueno y lo malo del corazón humano; y él también abre las puertas del suyo al mostrar la tormentosa relación de un padre y un hijo, la misma que aún parece dolerle a él bien adentro.
José Carlos Rojo
http://www.eldiariomontanes.es/v/20120226/cultura/cine/mirada-corazon-20120226.html

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No la he visto, tal vez porque desde un inicio, y a pesar de su aparente y exquisita calidad visual, siempre me pregunté a qué venía otra bélica con historia disneyloide. Pero aunque ya son varios los amigos que me han expresado su 'psschá', incluyéndose mi hermana (que se emociona casi con cualquier cosa), acabaré viéndola, ya no a los pies de una buena pantalla, sino en la oscuridad e intimidad de mi estudio, con la soledad que necesito y mis auriculares. Spielberg es Spielberg, desde luego, aunque no todo su cine es de alta estima, y mucho menos las últimas series que está produciendo, que particularmente me parecen penosas (Taken, Falling Skyes, Terra Natura...). Cuando la vea te comento la jugada con todo detalle :) Veo que a ti te ha calado bien...

- JJSalsoso -
AJCF ha dicho que…
Mira a ver y luego debatimos... Lo que más te va a gustar es que en el fondo, es como una película hecha a base de cuatro cortometrajes, cuatro historias diferentes...La verdad es que es la típica película para aprender a hacer cine...

Popular

LOS UNIVERSOS PARALELOS

-Repíteme lo de los Universos paralelos. Todavía no sé si lo he entendido... Él respiró un segundo y allí, en mitad de la playa, buscó el tono más didáctico. Tuvo una idea. Levantó la mano, volviéndola sobre la palma. -¿Recuerdas eso que decían que esta línea te indicaba lo que ibas a vivir? Que esta era la línea de vida de una persona... Ella frunció el cejo, escéptica... -Sí, un cuento... -Vale, un cuento, pero es un ejemplo... Ahora mira el suelo... Imagina que todos esos surcos sobre la arena son vidas diferentes.  Ella obedeció para fijar la atención en la arena. El sol se filtraba por los diminutos canales de agua que comenzaba a conquistar la playa con la subida de la marea.  -Pues imagina que no se trata de vidas diferentes de distintas personas sino de una misma. Que todos esos caminos son posibles caminos que seguiría tu vida... -Ya- Asintió ella. -¿Y hay alguna de mis vidas en la que no te haya conocido? -En serio... Pues habrá algunas en las que no esté yo, otras en las q…

SOLO

Dicen que tanto esmero pone el artista al esculpir su estatua que a veces le nace un alma. Se equivocan. No es la estatua la que cobra vida, es al propio metal al que parece latirle el corazón. 
Al principio no tenía forma humana. Su primer recuerdo, en que comenzó a tomar conciencia de sí mismo, es el de un montón de lingotes de cobre esperando a ser fundidos en el molde de niño. Entonces ya se sentía solo
Pensó que aquella forma humana que lo esperaba al enfriar el metal le despertaría ese alma que a otros les había brotado... Lo convertiría en uno más de ellos, los que viven: que hablan, pasean, ríen, se acarician, se susurran palabras al oído y se besan. 
Fundieron los lingotes de cobre y los dejaron enfriar en el molde del niño. Poco a poco  comenzó a sentir los brazos; luego las piernas, y los dedos de los pies. Notó un tacto en los labios y en la nariz. Era el artesano que limpiaba su cara para despegarla del molde. Así llegó al mundo. Así, se convirtió en un niño de cobre. 

EL ENEMIGO OLVIDADO (Un juego con los lectores. Lee el final)

'Sinestesia'. Samuel recordó la palabra que había aprendido ese día en clase de quinto. La abuela estaba en casa y eso significaba tarta de manzana. Visualizar el episodio, que se producía solo una vez al mes, le activaba la salivación y una emoción que le recorría la espalda con un escalofrío. A Samuel le gustaban los dulces. Demasiado. El médico había advertido a su madre que debía restrigir su dieta si no quería convertirlo en un adulto obeso; pero a él le importaba un comino. En bicicleta corría más que su colega Tomy. Siempre le dejaba atrás.
-¡Vamos! Siempre tengo que esperarte... -gritó con la cara congestionada por el esfuerzo sobre los pedales. Conoció a Tomy seis años antes. En un cumpleaños de su hermano, Jaime, que era tres mayor que él. El pequeño Tomy se encontraba en esa frontera crítica en que no eres lo suficientemente alto como para ir con los mayores, ni lo suficientemente bajo como para ser uno de los pequeños, así que se juntó con Samuel, que vivía en el…