Ir al contenido principal

UNA MIRADA AL CORAZÓN

  War Horse
    Lo más complicado, en casos como éste, es escribir sobre películas que no esperan a abandonar la cartelera para ser un clásico. No lo es por la épica, ni por la maravilla de su estructura narrativa, episódica. Tampoco por la brillante realización, al estilo de los viejos maestros, sin trampa ni cartón digital; o por las continuas referencias a la memoria cinéfila, con un epílogo tan quemado al atardecer como lo estuvo Scarlett O'Hara hace 37 años. Sencillamente el celuloide vuelve a impregnarse, de una manera tan solemne como difícil de explicar, de la magia del que quizá sea el mejor narrador de historias que haya alumbrado el séptimo arte.
     Spielberg es Spielberg por superar la barrera que atormentó a Hitchcock, incapaz de rodar con niños y animales. Para el caso la destreza se acerca al escándalo cuando los ojos del caballo se convierten, gracias a la mirada sabia de la cámara, en los más dramáticos del filme. Spielberg es Spielberg también por su plasticidad. La misma que le permite retratar el salvajismo de una guerra en 'Salvar al soldado Ryan' y ocultarlo aquí tras un velo de majestuosos planos y recursos narrativos donde incluso las aspas de un molino viejo pueden limpiar el dolor de una muerte injusta.
     El cineasta camina por la fina línea que separa los lenguajes artísticos. Se nutre de la literatura de la obra que adapta, incluso de la estructura teatral que tanto éxito lleva cosechado en los escenarios de Londres. Y así teje con buen tono secuencias que narran con tempo escénico cómo la humanidad despertada por un animal herido en el campo de batalla puede detener la guerra misma.
    Pero sobre todo, Spielberg es Spielberg cuando vuelve a acariciar las entrañas. Porque es capaz de desnudar lo bueno y lo malo del corazón humano; y él también abre las puertas del suyo al mostrar la tormentosa relación de un padre y un hijo, la misma que aún parece dolerle a él bien adentro.
José Carlos Rojo
http://www.eldiariomontanes.es/v/20120226/cultura/cine/mirada-corazon-20120226.html

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No la he visto, tal vez porque desde un inicio, y a pesar de su aparente y exquisita calidad visual, siempre me pregunté a qué venía otra bélica con historia disneyloide. Pero aunque ya son varios los amigos que me han expresado su 'psschá', incluyéndose mi hermana (que se emociona casi con cualquier cosa), acabaré viéndola, ya no a los pies de una buena pantalla, sino en la oscuridad e intimidad de mi estudio, con la soledad que necesito y mis auriculares. Spielberg es Spielberg, desde luego, aunque no todo su cine es de alta estima, y mucho menos las últimas series que está produciendo, que particularmente me parecen penosas (Taken, Falling Skyes, Terra Natura...). Cuando la vea te comento la jugada con todo detalle :) Veo que a ti te ha calado bien...

- JJSalsoso -
AJCF ha dicho que…
Mira a ver y luego debatimos... Lo que más te va a gustar es que en el fondo, es como una película hecha a base de cuatro cortometrajes, cuatro historias diferentes...La verdad es que es la típica película para aprender a hacer cine...

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.