Ir al contenido principal

EL TÉ SE SIRVE FRÍO

   "Hoy hace frío, tienes la nariz como un tomate. Venga, olvida lo de ayer, fui un bobo. Entra, te invito a un té y lo hablamos". Noelia sabía que aquello estaba destinado al fracaso, pero volvió a asentir con la cabeza, sin levantar la mirada del suelo. Ese chico era un maldito hijo de puta aunque no reunía la maldad suficiente como para ser consciente de ello. Aún estaba dolida, pero ese amor le había cogido fuerte por dentro, en el estómago, y le anulaba el pensamiento.
   "No puedes ir por la vida riéndote de la gente, tú tampoco eres tan listo como crees, ni tan guapo. No eres más que nadie pero ves las cosas como quieres... Estás por debajo de la media, de hecho", zanjó ella en para dignificar su reincidencia mientras él sonreía por dentro. Su mejilla le delataba de soslayo, porque se congratulaba de su seducción. Y ahí recostados, aferrados los dos al calor de la taza de té, él retomó el intento depredador del día anterior. Alargó los fríos dedos por aquella delicada espalda hasta su cuello y le produjo un escalofrío que quebró el instante como un relámpago.
   "En serio... ¿como si ayer no hubiese pasado nada?", reaccionó ella mientras se limpiaba como podía el té que se había derramado por el susto encima de la pierna desnuda, donde no llegaba la falda de colegiala.
   "¿Y a quien se le ocurre llevar falda hoy, con este frío?", reaccionó él, con el humor absurdo que había convertido en seña de identidad y que otras veces le había ayudado a escabullirse de lo incómodo. No iba a ser esta vez. "Vale, haz lo que quieras, intentaba que estuviésemos cómodos... retomaba lo de ayer para hacerlo bien...", reclamó él.
   "Intentabas follarme porque no te dejé ayer", cortó ella: "Pues vete y déjame en paz... ¿para qué has aceptado entrar entonces, para quedar por encima, para torearme?", se liberó el con los instintos desenmascarados y la mirada obsesiva fija en la piel de gallina que asomaba en el muslo que no ocultaba la falda.
   A ella le brillaban los ojos. "Entré porque pensé que me pedías perdón de veras... Porque igual no eras tan cabrón, en el fondo".
   El se reclinó hacia atrás, dolido pero seguro de que aquello quedaría bien resuelto, con su dignidad de una pieza. "Vete si quieres... Pero hazme un favor. No me mandes más mensajes, ni me sigas por los pasillos... Haz el favor de dejar de ser tan niña y si algún día maduras... Llámame y lo hablamos...", soltó sin mirarla a la cara, mientras recogía las dos tazas de té y se ponía en pie, en una invitación explícita a que Noelia abandonara el salón.
   "Tengo 21 años y seguro que maduraré mucho durante estos próximos", emitió ella, que sí le miraba fijamente a unos ojos esquivos como los de una alimaña incómoda. "Probablemente me quede mucho por aprender hasta que llegue a tus 25. Y no sé si llegaré a ser tan buena como tu, tan perfecta, tan soñadora e inteligente; pero por lo menos lucharé por mi vida y no me quedaré en casa masticando el fracaso". Entonces él reaccionó impávido, sorprendido por la inusual fuerza hiriente de aquellas palabras. Se conocían bien, y eso no era propio de ella. "Maduraré lo suficiente para no necesitar pisotear a las pocas personas buenas que encuentro mientras callo mis inseguridades. No te engañes, cada uno moldeamos el mundo a nuestra medida. El tuyo está lleno de mierda porque en lugar de cambiarlo te quedas inmóvil, sin enfrentarlo, esperando que te mastique y te escupa para luego preguntarte qué salió mal...". Noelia se acicaló, se colocó la falda y abrió la puerta de la casa.
   "No creo que seas mala persona, Pablo, pero no existe una burbuja donde se pueda ser irresponsable sin consecuencias. Al final todos tenemos frío, pero la solución no es siempre quedarnos en casa. A veces hay que salir. Que tengas suerte, nos veremos por ahí, supongo". Noelia cerró la puerta con tanta delicadeza que apenas se escuchó sonido. Fuera parecía que el tiempo era mejor, de hecho, ya ni siquiera sentía frío.
José Carlos Rojo

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Era necesario que se llamase Pablo? XD
Anónimo ha dicho que…
jajajaja... Sea Pablo o no, me complace ver una evolución en tu narratividad, JC. También creas una lectura mejor, más cómoda y directa, y eso radica esencialmente en la sugestión de sentimientos que, como esta nueva forma de narrar, son espontáneos y naturales. También fuiste siempre un gran observador, de lo físico y lo inmaterial, y creo que expresas con fortuna las sensaciones ocultas del ser humano, que siempre actúa según su condición, muchas veces sin entenderlo. Te diría que casi pareces un 'psicólogo' o un 'mentalista' narrativo. Felicidades por esta pequeña escena; junto con la fotografía es inevitable recrearla, con su luz y sus cambios de temperatura. Grande JC.

- JJSalsoso -

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.