Ir al contenido principal

LA SINRAZÓN

   Cuando Flecha despertó una mañana de un sueño inquieto, se encontró en un despacho convertido en un monstruoso ser humano. Se había acomodado sobre su trasero embutido en unos pantalones apretados, parecidos a los de un traje elegante y veía, cuando levantaba la cabeza, la sombra que proyectaba un gran sombrero. 
"¿Qué me ha pasado?", pensó. No era un sueño. El despacho, un auténtico despacho humano, estaba ocupado también por otro hombre, que sin mediar palabra le lanzaba miradas fulminantes de odio y miedo al mismo tiempo. El perro, o el humano, o lo que demonios fuese ahora Flecha, localizó en la puerta la única vía de escape, justo en el mismo instante en que otro hombre entrajetado, visiblemente viejo y de apariencia altiva, la atravesó para expulsar de allí al hombre-odio. 
"Verás, amigo, iré al grano", le comunicó frente a frente, y mirándole a los ojos. Flecha tragó saliva.
"Esto no es fácil, es un trabajo duro, y tendrás momentos difíciles. Pero creo que encajarás bien", le confesó. Flecha volvió a tragar saliva. 
"He podido contratar a un humano, sí, pero esas técnicas ya no funcionan. El frac no asusta, y tenemos que innovar", añadió. "Un perro no necesita llevar frac y puede ladrar, puede ladrar sin parar. ¿Me entiendes? Necesito que ladres a la gente". 
Flecha desvió la mirada hacia el cartel junto a la puerta, parecía un eslogan promocional de aquel sitio: 'Ningún moroso escapa a JRK cobradores'. 

"Ay, Dios Todopoderoso!", pensó, "Qué profesión tan agotadora he elegido!" Siempre de viaje, de un lado a otro de la ciudad, ladrando incansable a deudores de todos los pelajes. Los había adinerados y estafadores; ahí no sentía remordimientos. Lo malo era cuando aparecía un caso justificable, de esos que no pagan porque realmente no tienen ni para comer. 
"Entra en casa maldito perro", protesto uno de esos, y Flecha accedió. "¿Lo ves?", le espetó en la cocina, frente a una mujer embarazada y extremadamente flaca; y dos niños pequeños y harapientos, con esa mirada triste pero alegre, propia de quien aún no es del todo consciente de su suerte. A Flecha se le hizo trizas el corazón. Agachó las orejas y dejó de ladrar cuando estaba apunto de llorar.

Despertó tumbado en su sofá con un nudo en la garganta. Pero de vuelta a la realidad siguió reflexionando sobre ese sueño turbador. Tal vez él no era válido para ese trabajo, o quizá ladrar ya no era suficiente. Probablemente el siguiente paso sería morder, y entonces los perros de presa tendrían mejor encaje. "¿Por qué demonios habré soñado esto?", pensó. Puede que aquella lectura de ayer..., 'La metamorfosis' de Frank Kafka... Un hombre imaginó convertirse en animal y pensó que era una pesadilla. Ahora el animal se imaginaba transformado en un hombre y la pesadilla continuaba. Una sinrazón, claro está. En fin, quizá tanta lectura no convenga, al menos antes de acostarse.
José Carlos Rojo

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
jejejejeje.... "cobradores" ladradores y mordedores. Un "cobrador" es uno que veneee... saca el tridente y picotea picotea hasta que le das el fajete. Y entonces coge el fajete.... y claro, SE VA .... XD

- JJSalsoso -

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.