Ir al contenido principal

LA SINRAZÓN

   Cuando Flecha despertó una mañana de un sueño inquieto, se encontró en un despacho convertido en un monstruoso ser humano. Se había acomodado sobre su trasero embutido en unos pantalones apretados, parecidos a los de un traje elegante y veía, cuando levantaba la cabeza, la sombra que proyectaba un gran sombrero. 
"¿Qué me ha pasado?", pensó. No era un sueño. El despacho, un auténtico despacho humano, estaba ocupado también por otro hombre, que sin mediar palabra le lanzaba miradas fulminantes de odio y miedo al mismo tiempo. El perro, o el humano, o lo que demonios fuese ahora Flecha, localizó en la puerta la única vía de escape, justo en el mismo instante en que otro hombre entrajetado, visiblemente viejo y de apariencia altiva, la atravesó para expulsar de allí al hombre-odio. 
"Verás, amigo, iré al grano", le comunicó frente a frente, y mirándole a los ojos. Flecha tragó saliva.
"Esto no es fácil, es un trabajo duro, y tendrás momentos difíciles. Pero creo que encajarás bien", le confesó. Flecha volvió a tragar saliva. 
"He podido contratar a un humano, sí, pero esas técnicas ya no funcionan. El frac no asusta, y tenemos que innovar", añadió. "Un perro no necesita llevar frac y puede ladrar, puede ladrar sin parar. ¿Me entiendes? Necesito que ladres a la gente". 
Flecha desvió la mirada hacia el cartel junto a la puerta, parecía un eslogan promocional de aquel sitio: 'Ningún moroso escapa a JRK cobradores'. 

"Ay, Dios Todopoderoso!", pensó, "Qué profesión tan agotadora he elegido!" Siempre de viaje, de un lado a otro de la ciudad, ladrando incansable a deudores de todos los pelajes. Los había adinerados y estafadores; ahí no sentía remordimientos. Lo malo era cuando aparecía un caso justificable, de esos que no pagan porque realmente no tienen ni para comer. 
"Entra en casa maldito perro", protesto uno de esos, y Flecha accedió. "¿Lo ves?", le espetó en la cocina, frente a una mujer embarazada y extremadamente flaca; y dos niños pequeños y harapientos, con esa mirada triste pero alegre, propia de quien aún no es del todo consciente de su suerte. A Flecha se le hizo trizas el corazón. Agachó las orejas y dejó de ladrar cuando estaba apunto de llorar.

Despertó tumbado en su sofá con un nudo en la garganta. Pero de vuelta a la realidad siguió reflexionando sobre ese sueño turbador. Tal vez él no era válido para ese trabajo, o quizá ladrar ya no era suficiente. Probablemente el siguiente paso sería morder, y entonces los perros de presa tendrían mejor encaje. "¿Por qué demonios habré soñado esto?", pensó. Puede que aquella lectura de ayer..., 'La metamorfosis' de Frank Kafka... Un hombre imaginó convertirse en animal y pensó que era una pesadilla. Ahora el animal se imaginaba transformado en un hombre y la pesadilla continuaba. Una sinrazón, claro está. En fin, quizá tanta lectura no convenga, al menos antes de acostarse.
José Carlos Rojo

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
jejejejeje.... "cobradores" ladradores y mordedores. Un "cobrador" es uno que veneee... saca el tridente y picotea picotea hasta que le das el fajete. Y entonces coge el fajete.... y claro, SE VA .... XD

- JJSalsoso -

Popular

EL BESO DE HADA

No hay nada capaz de nublar el sentido de un hada joven salvo el beso de un chico. Ellas son reservadas, astutas y rara vez se dejan ver en el bosque; pero al final de la primavera, cuando ya no pueden contener su efervescencia vital, violan todas las reglas establecidas. Esos preceptos  que mantienen el mundo de la fantasía mimetizado en el mundo real, sin que nadie se de cuenta. 
Todo sucede horas antes de que entre el verano, durante el solsticio. Si es un día de calor y la humedad se condensa en bruma, las hadas jóvenes dejan sus escondites en las cortezas de los árboles, en el interior de los arbustos o entre la hojarasca y buscan un chico apuesto antes de que se ponga el sol. Su pulsión es tan irrefrenable como pura, pues solo quieren enamorarse. Pero será un amor fugaz, que consumarán con un beso. No todo el mundo sabe que a un hada le basta un solo beso para ver el interior de un corazón. 
Aquí las hadas jóvenes aprenderán una lección importante, porque tras cegarse por al…

SE PREPARA TORMENTA

-Aquí hace bastante frío, más que en el océano, ¿no te parece?
-No hace falta que lo jures...

-Y huele bastante mal...
-Claro
-No sé exactamente a qué, pero muy mal.
-Es pescado podrido, merluzo.
-¿Pescado podrido?
-Si
-¿De dónde viene?
-¡De ti!
-¿Estás de coña?
-No, hueles realmente mal, y yo también. Igual que todos estos que están aquí, tiesos.
-¿Tiesos?

-Al menos estamos todos enteros...
-¿Quieres decir que estamos todos muertos?
-¿Me estás tomando el pelo?
-¿Mmm?
-Estamos todos muertos, amigo.

-Maldita sea, algo sospechaba, mucha tranquilidad, todo el mundo callado por aquí...
-Todos menos tú.

-¿A qué estamos esperando?
-A que nos coman.
-¿Eh?
-Maldita sea amigo, cállate...
-¿Explícame eso?
-Olvídalo, a tí te dejarán por bobo...
-No sé por qué tienes que faltarme al respeto continuamente...
-O quizá te coman hoy mismo, con patatas y al horno. Estarás muy rico...
-Sádico...
-Es lo que hay, amigo.
-¿Por qué?
-Porque a ellos les gusta comer pescado en estas fechas.
-¿Quiénes son el…

SOLO

Dicen que tanto esmero pone el artista al esculpir su estatua que a veces le nace un alma. Se equivocan. No es la estatua la que cobra vida, es al propio metal al que parece latirle el corazón. 
Al principio no tenía forma humana. Su primer recuerdo, en que comenzó a tomar conciencia de sí mismo, es el de un montón de lingotes de cobre esperando a ser fundidos en el molde de niño. Entonces ya se sentía solo
Pensó que aquella forma humana que lo esperaba al enfriar el metal le despertaría ese alma que a otros les había brotado... Lo convertiría en uno más de ellos, los que viven: que hablan, pasean, ríen, se acarician, se susurran palabras al oído y se besan. 
Fundieron los lingotes de cobre y los dejaron enfriar en el molde del niño. Poco a poco  comenzó a sentir los brazos; luego las piernas, y los dedos de los pies. Notó un tacto en los labios y en la nariz. Era el artesano que limpiaba su cara para despegarla del molde. Así llegó al mundo. Así, se convirtió en un niño de cobre.