Ir al contenido principal

UNA LÁGRIMA... DE SANGRE

      Ilustración: Gema R. Quintana
   Nadie recordará jamás el nombre de aquellos ocho hombres. Muchas páginas se han escrito sobre el  26 de agosto de 1936, cuando los libros de historia fijan el final de la Guerra Civil en Santander; pero ninguna los menciona a ellos. Vivieron la sinrazón de su tiempo, asumieron su derrota en la contienda y decidieron ser dueños de su destino. 
   Desgranaban los primeros rayos del alba de un día triste en que el cielo, rojizo, parecía despertar con la pereza de un ocaso. El avance de las tropas nacionales hacia la capital cántabra -que aprovechó la cordillera y la costa para pertrecharse fiel a la República durante 13 meses-, era ya un hecho celebrado por muchos vecinos afines al régimen conservador. Por eso la significación de estos ocho hombres, paradigmas todos de la militancia de izquierdas en la política, el ejército o las artes, fue la peor de las sentencias a muerte. 
   Decidieron ver el futuro como un horizonte de extremos -esa fue la costumbre en la época-: Salvarse o morir; y tramaron un plan atroz. Corrieron hacia Puerto Chico, huérfano de embarcaciones tras una desbandada popular que sirvió para salvar decenas de vidas. Secuestraron una trainera apartada y cargaron con una pistola como única pieza de equipaje. El plan era claro: Como objetivo, la fuga; pero todos eran conscientes de lo difícil que resultaría eludir el registro de la armada que había cosido un frente de barcos infranqueable ante las costas de la capital para evitar huídas como la suya. Si eran descubiertos, nunca caerían presa del enemigo; lo echarían a suertes. Uno tomaría esa pistola vieja, modelo STAR, apodada 'pistola del sindicalista', cargada con ocho balas, y la vaciaría uno a uno, segando la vida de todos. Después, se suicidaría. 
   La ilusión duró poco porque apenas superada la isla de Mouro, la llamada de sirena de un buque de la armada nacional, que surgió como un fantasma tras las rocas de Cabo Mayor, terminó con sus aspiraciones. En ese mismo punto, bajo cientos de metros de masa de agua, yacían los huesos de decenas de asesinados del otro bando. Víctimas todos de un modo de represión republicano que ayudaba a los condenados a alcanzar el fondo marino con una piedra amarrada al pie. La muerte, una vez más, llamaba a la muerte.
   Lo echaron a suertes y se resignaron a cumplir lo acordado. El último hombre en pie sostuvo tembloroso el arma. La vista nublada por el horror, el oído aturdido por los disparos y las piernas derrotadas por el peso de la muerte, se derrumbó sobre sí para contemplar un último instante su obra fatal; y no sintió remordimientos. Le tocó a él, pero lo hubiera hecho cualquiera de los otros. Él no los había matado, había sido esa maldita guerra. Rescató un último aliento para alzar de nuevo el arma, esta vez hacia sí y se encañonó en la sien. El instante le regaló una imagen poética. De la pistola, resplandeciente por el brillo del sol, pendía una viscosa gota de sangre, como una lágrima. Parece justo que el metal llorara tantas pérdidas humanas. 
   El eco de ese último disparo se escuchó en toda la bahía, y después, el silencio. Cuando abordaron la trainera, los marinos apenas se detuvieron frente a la imagen dantesca. Al fin y al cabo, solo eran ocho muertos. Ocho más en una guerra que se había cobrado en toda España otras miles de vidas.


Comentarios

Popular

LOS UNIVERSOS PARALELOS

-Repíteme lo de los Universos paralelos. Todavía no sé si lo he entendido... Él respiró un segundo y allí, en mitad de la playa, buscó el tono más didáctico. Tuvo una idea. Levantó la mano, volviéndola sobre la palma. -¿Recuerdas eso que decían que esta línea te indicaba lo que ibas a vivir? Que esta era la línea de vida de una persona... Ella frunció el cejo, escéptica... -Sí, un cuento... -Vale, un cuento, pero es un ejemplo... Ahora mira el suelo... Imagina que todos esos surcos sobre la arena son vidas diferentes.  Ella obedeció para fijar la atención en la arena. El sol se filtraba por los diminutos canales de agua que comenzaba a conquistar la playa con la subida de la marea.  -Pues imagina que no se trata de vidas diferentes de distintas personas sino de una misma. Que todos esos caminos son posibles caminos que seguiría tu vida... -Ya- Asintió ella. -¿Y hay alguna de mis vidas en la que no te haya conocido? -En serio... Pues habrá algunas en las que no esté yo, otras en las q…

SOLO

Dicen que tanto esmero pone el artista al esculpir su estatua que a veces le nace un alma. Se equivocan. No es la estatua la que cobra vida, es al propio metal al que parece latirle el corazón. 
Al principio no tenía forma humana. Su primer recuerdo, en que comenzó a tomar conciencia de sí mismo, es el de un montón de lingotes de cobre esperando a ser fundidos en el molde de niño. Entonces ya se sentía solo
Pensó que aquella forma humana que lo esperaba al enfriar el metal le despertaría ese alma que a otros les había brotado... Lo convertiría en uno más de ellos, los que viven: que hablan, pasean, ríen, se acarician, se susurran palabras al oído y se besan. 
Fundieron los lingotes de cobre y los dejaron enfriar en el molde del niño. Poco a poco  comenzó a sentir los brazos; luego las piernas, y los dedos de los pies. Notó un tacto en los labios y en la nariz. Era el artesano que limpiaba su cara para despegarla del molde. Así llegó al mundo. Así, se convirtió en un niño de cobre. 

EL ENEMIGO OLVIDADO (Un juego con los lectores. Lee el final)

'Sinestesia'. Samuel recordó la palabra que había aprendido ese día en clase de quinto. La abuela estaba en casa y eso significaba tarta de manzana. Visualizar el episodio, que se producía solo una vez al mes, le activaba la salivación y una emoción que le recorría la espalda con un escalofrío. A Samuel le gustaban los dulces. Demasiado. El médico había advertido a su madre que debía restrigir su dieta si no quería convertirlo en un adulto obeso; pero a él le importaba un comino. En bicicleta corría más que su colega Tomy. Siempre le dejaba atrás.
-¡Vamos! Siempre tengo que esperarte... -gritó con la cara congestionada por el esfuerzo sobre los pedales. Conoció a Tomy seis años antes. En un cumpleaños de su hermano, Jaime, que era tres mayor que él. El pequeño Tomy se encontraba en esa frontera crítica en que no eres lo suficientemente alto como para ir con los mayores, ni lo suficientemente bajo como para ser uno de los pequeños, así que se juntó con Samuel, que vivía en el…