Ir al contenido principal

UNA LÁGRIMA... DE SANGRE

      Ilustración: Gema R. Quintana
   Nadie recordará jamás el nombre de aquellos ocho hombres. Muchas páginas se han escrito sobre el  26 de agosto de 1936, cuando los libros de historia fijan el final de la Guerra Civil en Santander; pero ninguna los menciona a ellos. Vivieron la sinrazón de su tiempo, asumieron su derrota en la contienda y decidieron ser dueños de su destino. 
   Desgranaban los primeros rayos del alba de un día triste en que el cielo, rojizo, parecía despertar con la pereza de un ocaso. El avance de las tropas nacionales hacia la capital cántabra -que aprovechó la cordillera y la costa para pertrecharse fiel a la República durante 13 meses-, era ya un hecho celebrado por muchos vecinos afines al régimen conservador. Por eso la significación de estos ocho hombres, paradigmas todos de la militancia de izquierdas en la política, el ejército o las artes, fue la peor de las sentencias a muerte. 
   Decidieron ver el futuro como un horizonte de extremos -esa fue la costumbre en la época-: Salvarse o morir; y tramaron un plan atroz. Corrieron hacia Puerto Chico, huérfano de embarcaciones tras una desbandada popular que sirvió para salvar decenas de vidas. Secuestraron una trainera apartada y cargaron con una pistola como única pieza de equipaje. El plan era claro: Como objetivo, la fuga; pero todos eran conscientes de lo difícil que resultaría eludir el registro de la armada que había cosido un frente de barcos infranqueable ante las costas de la capital para evitar huídas como la suya. Si eran descubiertos, nunca caerían presa del enemigo; lo echarían a suertes. Uno tomaría esa pistola vieja, modelo STAR, apodada 'pistola del sindicalista', cargada con ocho balas, y la vaciaría uno a uno, segando la vida de todos. Después, se suicidaría. 
   La ilusión duró poco porque apenas superada la isla de Mouro, la llamada de sirena de un buque de la armada nacional, que surgió como un fantasma tras las rocas de Cabo Mayor, terminó con sus aspiraciones. En ese mismo punto, bajo cientos de metros de masa de agua, yacían los huesos de decenas de asesinados del otro bando. Víctimas todos de un modo de represión republicano que ayudaba a los condenados a alcanzar el fondo marino con una piedra amarrada al pie. La muerte, una vez más, llamaba a la muerte.
   Lo echaron a suertes y se resignaron a cumplir lo acordado. El último hombre en pie sostuvo tembloroso el arma. La vista nublada por el horror, el oído aturdido por los disparos y las piernas derrotadas por el peso de la muerte, se derrumbó sobre sí para contemplar un último instante su obra fatal; y no sintió remordimientos. Le tocó a él, pero lo hubiera hecho cualquiera de los otros. Él no los había matado, había sido esa maldita guerra. Rescató un último aliento para alzar de nuevo el arma, esta vez hacia sí y se encañonó en la sien. El instante le regaló una imagen poética. De la pistola, resplandeciente por el brillo del sol, pendía una viscosa gota de sangre, como una lágrima. Parece justo que el metal llorara tantas pérdidas humanas. 
   El eco de ese último disparo se escuchó en toda la bahía, y después, el silencio. Cuando abordaron la trainera, los marinos apenas se detuvieron frente a la imagen dantesca. Al fin y al cabo, solo eran ocho muertos. Ocho más en una guerra que se había cobrado en toda España otras miles de vidas.


Comentarios

Popular

LA VANIDAD DEL LEVIATÁN

En realidad, muy pocos lo conocieron en vida; y si lo hicieron, ninguno pudo contarlo. Narra la leyenda que los barcos nunca lo veían acercarse; pero su presencia se sentía en el oleaje, agitado; en la tonalidad del agua, más oscura; o incluso en el hedor del ambiente, teñido de un azufre ácido que corroía la pituitaria. Su tamaño alimentó decenas de especulaciones. Hay quien confesó haberlo visto emerger en oriente y al mismo tiempo mover un gran tentáculo en poniente, en lugares separados por una milla marina de distancia. Una vez conocidas sus atrocidades, jamás ningún marino volvió a temer al diablo. Solo lo temieron a él, al gran Leviatán. La gran aberración bajo las aguas, el gran dios del mal, quizá Poseidón mutado en bestia. Pero explica la literatura que la fantasía lo legitima todo; y si hay maravillas que germinan del mal, también las hay que lo hacen del bien. 
Un verano de hace siglos, cuando el mundo todavía se estaba haciendo, una pequeña niña griega pergeñó su venganz…

SE PREPARA TORMENTA

-Aquí hace bastante frío, más que en el océano, ¿no te parece?
-No hace falta que lo jures...

-Y huele bastante mal...
-Claro
-No sé exactamente a qué, pero muy mal.
-Es pescado podrido, merluzo.
-¿Pescado podrido?
-Si
-¿De dónde viene?
-¡De ti!
-¿Estás de coña?
-No, hueles realmente mal, y yo también. Igual que todos estos que están aquí, tiesos.
-¿Tiesos?

-Al menos estamos todos enteros...
-¿Quieres decir que estamos todos muertos?
-¿Me estás tomando el pelo?
-¿Mmm?
-Estamos todos muertos, amigo.

-Maldita sea, algo sospechaba, mucha tranquilidad, todo el mundo callado por aquí...
-Todos menos tú.

-¿A qué estamos esperando?
-A que nos coman.
-¿Eh?
-Maldita sea amigo, cállate...
-¿Explícame eso?
-Olvídalo, a tí te dejarán por bobo...
-No sé por qué tienes que faltarme al respeto continuamente...
-O quizá te coman hoy mismo, con patatas y al horno. Estarás muy rico...
-Sádico...
-Es lo que hay, amigo.
-¿Por qué?
-Porque a ellos les gusta comer pescado en estas fechas.
-¿Quiénes son el…

EL BESO DE HADA

No hay nada capaz de nublar el sentido de un hada joven salvo el beso de un chico. Ellas son reservadas, astutas y rara vez se dejan ver en el bosque; pero al final de la primavera, cuando ya no pueden contener su efervescencia vital, violan todas las reglas establecidas. Esos preceptos  que mantienen el mundo de la fantasía mimetizado en el mundo real, sin que nadie se de cuenta. 
Todo sucede horas antes de que entre el verano, durante el solsticio. Si es un día de calor y la humedad se condensa en bruma, las hadas jóvenes dejan sus escondites en las cortezas de los árboles, en el interior de los arbustos o entre la hojarasca y buscan un chico apuesto antes de que se ponga el sol. Su pulsión es tan irrefrenable como pura, pues solo quieren enamorarse. Pero será un amor fugaz, que consumarán con un beso. No todo el mundo sabe que a un hada le basta un solo beso para ver el interior de un corazón. 
Aquí las hadas jóvenes aprenderán una lección importante, porque tras cegarse por al…