Ir al contenido principal

EL CASTILLO DE LIBROS DE BAMBERT


Bambert puso aquellos libros sobre la repisa de la ventana para pertrecharse frente a lo mundano. Con aquella barrera imaginaria fortificó su hogar hasta convertirlo en un castillo protegido por decenas de héroes, animales fantásticos y magos, todos personajes que habitaban esas páginas de aventuras. 

En aquel mundo se sentía mejor, podía viajar en el tiempo y en el espacio sin límite. La realidad le parecía vacua, vulgar, como la misma gente. Aunque de fondo también subyacía el temor de un adolescente de 14 años a enfrentar una realidad que nada tenía que ver con las andanzas de sus personajes literarios favoritos. Él los había ido eligiendo cuidadosamente. Exitosos, seductores, inteligentes y lo suficientemente dichosos como para salvar cualquier dificultad, incluso con todo en contra. Afuera, en la calle, las cosas eran bien distintas. Bambert no se sentía para nada exitoso, seductor o dichoso; aunque quizá sí algo inteligente, al menos lo suficiente como para reconocer la estupidez ajena. Después de pensarlo mucho, creyó llegar a la conclusión de que era un sociópata; pero aún era demasiado joven para entender que la adolescencia consiste precisamente en eso. 

Bambert se refugió en la literatura para escapar a esos mundos mejores. Y en ese tiempo leyó más de 500 títulos. Clásicos, sobre todo. Alimentó su habilidad innata para contar historias con el genio de los más grandes literatos de todos los tiempos. En el pequeño Bambert se ocultaba por entonces un grandísimo escritor, uno que se mostraría al mundo tres décadas después con títulos traducidos a 20 idiomas. Pero él, con solo 14 años, era aún demasiado joven para saberlo. 



Comentarios

Popular

EL BESO DE HADA

No hay nada capaz de nublar el sentido de un hada joven salvo el beso de un chico. Ellas son reservadas, astutas y rara vez se dejan ver en el bosque; pero al final de la primavera, cuando ya no pueden contener su efervescencia vital, violan todas las reglas establecidas. Esos preceptos  que mantienen el mundo de la fantasía mimetizado en el mundo real, sin que nadie se de cuenta. 
Todo sucede horas antes de que entre el verano, durante el solsticio. Si es un día de calor y la humedad se condensa en bruma, las hadas jóvenes dejan sus escondites en las cortezas de los árboles, en el interior de los arbustos o entre la hojarasca y buscan un chico apuesto antes de que se ponga el sol. Su pulsión es tan irrefrenable como pura, pues solo quieren enamorarse. Pero será un amor fugaz, que consumarán con un beso. No todo el mundo sabe que a un hada le basta un solo beso para ver el interior de un corazón. 
Aquí las hadas jóvenes aprenderán una lección importante, porque tras cegarse por al…

SE PREPARA TORMENTA

-Aquí hace bastante frío, más que en el océano, ¿no te parece?
-No hace falta que lo jures...

-Y huele bastante mal...
-Claro
-No sé exactamente a qué, pero muy mal.
-Es pescado podrido, merluzo.
-¿Pescado podrido?
-Si
-¿De dónde viene?
-¡De ti!
-¿Estás de coña?
-No, hueles realmente mal, y yo también. Igual que todos estos que están aquí, tiesos.
-¿Tiesos?

-Al menos estamos todos enteros...
-¿Quieres decir que estamos todos muertos?
-¿Me estás tomando el pelo?
-¿Mmm?
-Estamos todos muertos, amigo.

-Maldita sea, algo sospechaba, mucha tranquilidad, todo el mundo callado por aquí...
-Todos menos tú.

-¿A qué estamos esperando?
-A que nos coman.
-¿Eh?
-Maldita sea amigo, cállate...
-¿Explícame eso?
-Olvídalo, a tí te dejarán por bobo...
-No sé por qué tienes que faltarme al respeto continuamente...
-O quizá te coman hoy mismo, con patatas y al horno. Estarás muy rico...
-Sádico...
-Es lo que hay, amigo.
-¿Por qué?
-Porque a ellos les gusta comer pescado en estas fechas.
-¿Quiénes son el…

MENOS LUZ, POR FAVOR

    Nos empeñamos en poner más y más luz sobre lo incomprensible, con la esperanza de entenderlo; y todo se solucionaría si sencillamente admitiésemos que hay que aprender a mirar de otra manera…