Ir al contenido principal

SE PREPARA TORMENTA


-Aquí hace bastante frío, más que en el océano, ¿no te parece?
-No hace falta que lo jures...

-Y huele bastante mal...
-Claro
-No sé exactamente a qué, pero muy mal.
-Es pescado podrido, merluzo.
-¿Pescado podrido?
-Si
-¿De dónde viene?
-¡De ti!
-¿Estás de coña?
-No, hueles realmente mal, y yo también. Igual que todos estos que están aquí, tiesos.
-¿Tiesos?

-Al menos estamos todos enteros...
-¿Quieres decir que estamos todos muertos?
-¿Me estás tomando el pelo?
-¿Mmm?
-Estamos todos muertos, amigo.

-Maldita sea, algo sospechaba, mucha tranquilidad, todo el mundo callado por aquí...
-Todos menos tú.

-¿A qué estamos esperando?
-A que nos coman.
-¿Eh?
-Maldita sea amigo, cállate...
-¿Explícame eso?
-Olvídalo, a tí te dejarán por bobo...
-No sé por qué tienes que faltarme al respeto continuamente...
-O quizá te coman hoy mismo, con patatas y al horno. Estarás muy rico...
-Sádico...
-Es lo que hay, amigo.
-¿Por qué?
-Porque a ellos les gusta comer pescado en estas fechas.
-¿Quiénes son ellos?
-Los humanos.

-Creo que uno de esos humanos me pescó.
-Puede ser... Idiota.
-¿Y ahora me quieren comer? ¿Para qué quieren comer pescado? A mí no se me ocurriría comer un humano.
-Ellos son diferentes.
-¿Por qué no comen otros humanos? Otros que sean más pequeños que ellos, como hacemos en el océano... Todos los peces comemos otros peces pequeños...
-Lo hacen.
-¿En serio?
-Si... Bueno, no literalmente, pero lo hacen. Los grandes se comen a los pequeños...
-¿Y por qué entonces buscan otras cosas que comer, como nosotros?
-Pregúntaselo a ellos...


✽✽✽


-¿Así que solo nos queda esperar a vernos morir?
-Me temo que sí, amigo.
¿No hay esperanza?
-Dependiendo de lo que entiendas por esperanza...
-Nosotros estamos en un refrigerador de un restaurante, ¿verdad?
-Efectivamente, no hay forma de escapar.
-¿Y si cayera una gran tormenta?, la más grande que jamás se haya visto. Una que levantara olas de 100 metros. Una capaz de provocar un diluvio masivo, devastador.
-¿Y qué?
-Inundaría todas las ciudades y este local.
-Ya...
-Y este refrigerador se rompería, y caeríamos al suelo. Un suelo lleno de agua porque estaría inundado...
-Sería agua dulce, idiota.
-¿No puedes aguantar un poco en agua dulce?
-No.
-Pues yo sí. Podría nadar hasta el océano y ser libre de nuevo.
-Quién sabe, estamos en 2018. Igual tienes suerte y te toca...
-Eso, estamos en 2018. Todo puede pasar. De ilusiones también se vive.
-Suerte con ello, amigo.

Y entre tanto, un trueno se escucha en la lejanía y comienza a llover...

Comentarios

Popular

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

UN HOMBRE, SIN MÁS

Deja de soñar, si es que realmente sueñas. Abre los ojos y despierta, si es que duermes de verdad.
¿O acaso solo finges?

Ningún príncipe besará tus labios, princesa mía. Puede que lo haga un hombre, algún día.
Un verdadero hombre, tal como yo, reina del alma mía.

Pero tú me rechazas y esperas. Ansías la perfección. La de ese príncipe azul, que nunca alcanzarás.
Escucha cuando te digo, aurora de mi alegría, que vives el mundo y no un cuento, muy a tu pesar.
Créeme cuando afirmo, que nunca aparecerá, ese príncipe que ansías, porque no existe, además.
Déjame que te diga, diamante, estrella, rosa, que esta realidad que no vives, la que dejas escapar...
...tampoco entiende de princesas y te tiene por una mujer, sin más.