Ir al contenido principal

UN POZO INSONDABLE DE SECRETOS



   Aún miro abajo con una pulsión enfermiza, porque pienso infeliz que algún día veré aquello que está oculto. Pero rápido comprendo que la oscuridad allá a lo lejos, en el enigmático fondo, permanecerá siempre tapándolo todo. Y me enfado, me desinflo y me quiebro impotente. 


Me duele pensar que todo lo que creí ver al alba, cuando el primer sol de la mañana se coló por el agujero, era solo una ilusión, quizá un reflejo del agua. No quiero imaginar que esa ficción duró todo este tiempo. 


Creo también que bebí muchas veces de este pozo, cuando el sol estaba bien alto y sentía los torrentes subterráneos de agua cristalina correr hacia el corazón del abismo. Ahí fui feliz, supe que era verdad, y es que hay cosas que no se pueden fingir. 


Quizá al principio miré desde arriba, sin asomarme. Tenía miedo. Pero luego me acostumbré a ese líquido puro y limpio. Pensé que quizá había encontrado la mejor agua del mundo. 


Entonces llegó la tormenta. 


Desde arriba contemple impotente, sin saber muy bien qué hacer. Una cólera intangible creció en el fondo oscuro, alimentada por la lluvia hasta ahogar la boca, hasta quebrar la estructura. Ningún pozo puede con tanto agua, ni mucho menos éste. Ahora sé que pude haber bajado, que pude haber achicado el agujero. Si lo hubiera sabido... De haberlo sabido, pude haberlo parado. 


Ahora es tarde. El pozo está roto y yo también. 


Me asomo de nuevo y por un instante se difumina lo oscuro, contemplo aguas turbias, matices que siempre estuvieron ahí, que me pasaron desapercibidos y que ahora me entristecen, me confunden. Sé que algún día esas aguas volverán a ser cristalinas, pero yo ya no podré beber de ellas. Porque enseguida regresa la oscuridad, y yo no puedo beber un agua que no veo. 


Me queda el consuelo de haber saciado mi sed durante dos años. Poco importa ya si fueron reales o no, porque en este tiempo de sequía, yo disfruté de un manantial que me mantuvo con vida. 
 

Comentarios

Gema R. Quintana ha dicho que…
No todo es tan turbio

Popular

LA ENCRUCIJADA DEL ELECTRÓN

–¡Ay Dios mío! ¡Dios mío! ¡Voy a llegar tarde!–. Cuando el electrón llegó al poste enmarañado de cables, casi le da un pasmo. Semejante cruce de caminos era lo más parecido a una pesadilla.  Habían pasado ya dos milisegundos desde que alguien al otro lado de la ciudad diera clic al ratón. A él se le había encomendado, a esas horas de la mañana, el trabajo de transmitir la voluntad del joven que consultaba páginas de Internet sin mucho criterio: periódicos digitales, chistes virales y algo de pornografía.  –¡Pero qué es esto! –exclamó la partícula atómica. Y es que a la hiperactividad ya propia de un electrón se le unió la ansiedad de no saber dónde ir. Así que la angustia comenzó a succionarle el pecho y sintió cómo comenzaba a bajarle la tensión.  Tras él, otros electrones lo superaban a la velocidad del rayo, colándose a derecha, izquierda; arriba, abajo...De pronto, alguien paró a su lado. 
Era un electrón viejo, bastante cascado, con horas de viaje, lo que para un electrón, acost…

ELLA PERDIÓ SU MAGIA

Ella aún no lo sabe, pero ha perdido su magia para siempre.     No ha pasado mucho tiempo desde el cataclismo. La catástrofe que envolvió la tierra en fuego hasta terminar con el mundo conocido, el de los hombres y las hadas, para reducirlo todo a la realidad animal.     Ella aún tardará en darse cuenta y por eso insiste en su antiguo hechizo, hipnótico a través de las pupilas de unos ojos que antaño atravesaban el alma y nublaban la razón hasta convertirte en su siervo. Ahora no es más que una serpiente; pero cuidado.     Es un reptil gigantesco, musculoso y recio, capaz de abrazar con la fuerza de un oso, hasta arrancar el último soplo de oxígeno de los pulmones, incluso de la sangre. No es inofensiva, no. Solo perdió su magia... 

SUS OJOS AZULES

La luz de la llama iluminaba tímidamente la habitación, que se tornaba más oscura cada vez que ella cerraba sus ojos azules, destellos resplandecientes de océano, para degustar sin distracciones el placer en su interior. Tensos los músculos, húmedos los labios y la piel, los cuerpos encontraban a veces esa compenetración orgánica de los amantes que se conocen. Ahí, cuando llega la explosión, se afanaba él en silenciar el placer de ella, callando su boca con la mano, para no ser descubiertos en mitad de la noche.  Ahora ella mantiene silencio incluso sin pedírselo; para zanjar el lance furtivo. Para olvidar una aventura necesaria, pero diseñada con fecha de caducidad. Y pese a que esas cartas siempre estuvieron sobre la mesa, ninguno de los dos puede garantizar hoy que sus pieles húmedas nunca vuelvan a encontrarse; que ella ilumine con su mirada otra habitación oscura y que él silencie de nuevo su placer en mitad de la noche. No pueden garantizarlo porque no depende completamente de …